Presentación libro: Responsabilidad Social Corporativa. Empresarios y directivos cristianos ante el desarrollo sostenible¨


El pasado lunes 26 de octubre a las 19:00 horas en el Auditorio MAPFRE  
 se celebró la  presentación del libro ´Responsabilidad Social Corporativa. Empresarios y directivos cristianos ante el desarrollo sostenible´ organizada por la Asociación Social Empresarial (ASE) en colaboración con la Asociación EDC (Les Entrepeneurs et Dirigeants Chretiens)

La presentación contó con la presencia de Javier López-Galiano, director de Responsabilidad Corporativa Social en FCC, Clara Bazán directora de Responsabilidad Social Corporativa de MAPFRE,  y José Luis Fernández Fernández director de Ética Económica y Empresarial en ICADE-Comillas y Luis H. Larramendi presidente de ASE

El libro se plantea el desafío de cómo abogar por la responsabilidad social corporativa y el desarrollo sostenible en el mundo empresarial actual.   En un contexto marcado por la creciente globalización y competitividad empresarial, ¿es posible que la empresa y los empresarios promuevan el bien común de la sociedad y el desarrollo sostenible? ¿Puede la gestión de la empresa no sólo beneficiar a sus propietarios, sino también a la vida de sus trabajadores, clientes, proveedores y comunidad de referencia? ¿Es la sostenibilidad de la empresa a largo plazo compatible con el servicio a la economía real y las personas y países más necesitados? ¿Cómo se concilia la necesidad de incremento de la competitividad con la defensa del desarrollo sostenible?

Por si es de su interés les dejamos el video con la Presentación integra

https://www.youtube.com/watch?v=KedWvfe9uYc


 

Please like & share:

Responsabilidad Social Corporativa. Empresarios y directivos cristianos ante el desarrollo sostenible

Foto portada libroPubllicación conjunta de Acción Social Empresarial (ASE) y Les Entrepreneurs et Dirigeants Chrétiens.

La responsabilidad social corporativa gira entorno a dos valores: contribuir al bien común y hacerlo de forma que implica ir más allá de lo exigible. No hay más que recordar el pasaje del jovén rico, al que Jesús exhorta a darlo todo, es decir, a salir de si mismo e ir hacia el otro, más allá del mero cumplimiento de la ley. La RSC empieza donde acaban las obligaciones legales y actúa en los empleados, los clientes, los inversores y el medio ambiente.

Está visión pone a los empresarios y directivos cristianos frente al desafío de combinar una economía dirigida al servicio del hombre y un desarrollo sostenible respetuoso con la conservación de los recursos naturales. Solo respetando la verdad, la libertad y la dignidad de las personas es posible afrontar este reto más allá de lo ¨traducible en cifras económicas¨

 

Editorial: SCHEDAS

ISBN (impreso) 978-84-944180-3-7

ISBN( EPUD) 978-84-944180-4-4

ISBN (MOBI kindle) 978-84-944180-5-1

 

Se puede adquirir en AMAZON: 

http://www.amazon.es/Responsabilidad-social-corporativa-Empresarios-Monogr%C3%A1ficos/dp/8494418033/ref=sr_1_2?ie=UTF8&qid=1446202575&sr=8-2&keywords=responsabilidad+social+corporativa

Please like & share:

¡Oh rutina, qué aburrida eres, pero qué cómoda resultas para muchos!

Hace unas semanas, participando en unas jornadas técnicas de mediación laboral, escuché de la persona que impartía las mismas la expresión que encabeza este modesto comentario que voy a tratar de dejar en estas modestas líneas, porque creo que merece la pena dedicar algunos momentos a su examen y así protagonizar responsables actuaciones de futuro en cada uno de los lugares en los cuales desarrollemos nuestras ocupaciones o trabajos.

 Y ello, porque tanto si decidimos empeñarnos en la superación de la rutina, como si convenimos que la práctica de una aceptable rutina, también nos puede llevar a superar y ganar en satisfacción mediante la repetición mejorada de acciones; estaremos haciendo mejor nuestra vida y también nuestro bienestar.

Qué cómoda resultas rutina cuando refugiándonos en una estricta repetición “sin más” de lo que nos presentas para cumplir sin apenas tener que pensar, nos llevas a una actitud de ni razonar, ni de esforzarnos.

¡Qué aburrimiento, simple rutina!. ¡Cómo adormeces a nuestra iniciativa y a nuestro posible esfuerzo de superación!

Qué aburrida resultas rutina porque seguirte, no nos produce ni motivación ni satisfacción y con ello aniquilas o adormeces la posible implicación en mayores objetivos, tanto si los pudiéramos considerar de manera individual como sirviendo colectivamente. ¡Qué aburrida y qué censurable!.

Qué aburrida eres rutina si en la sucesión de acciones en un día y en el siguiente y en otro y en otro más; no nos dejas lugar, por pura comodidad, a que se puedan anhelar mejoras, rapidez, eficacia, un buen hacer, etc.- aunque todo ello consista en la repetición de acciones iguales o de transitar por caminos sin esfuerzos.

Todas las situaciones anteriormente descritas y a otras muchas que suceden día a día y que son fácilmente conocidas y comprensibles, ponen severamente de manifiesto nuestra comodidad y nos acusan de ello y suponen también el que nos refugiemos en

“hago lo que puedo pero no tengo obligación de más” o en la búsqueda de refugios justificativos: “yo no tengo obligación de hacer más cuando hago lo que tengo señalado”,

con lo cual estoy cercenando mis propias capacidades de mejora personal y de servicio a los demás.

En esa actitud que nunca y en ninguna circunstancia tiene justificación, están los graves defectos que ocasiona el recurrir a la rutina dejando “repito una vez más” la positividad de los servicios al común y la realización personal a la cual todos debemos aspirar para “negociar bien los talentos de los cuales estamos dotados”.

Y es ahí, donde la aburrida rutina al ser combatida con nuestro ingenio, el de los miembros de un círculo de trabajo o de una acción cultural, bien a título personal o bien de forma colectiva, eres derrotada y se ve superado tu aburrimiento.

Si este impulso nuestro sirve para combatir la rutina, aunque ésta siga existiendo  y conviviendo entre nosotros, será que no se ha podido hacer compañera de viaje de quienes protagonizamos nuestro deseo de superar su adormilamiento.

La rutina, dada la comodidad de muchos y la renuncia premeditada de algunos así como el silencio de los que no tengan el valor suficiente para reaccionar, seguirá resistiendo, pero nuestro deber es convertirla de comodidad en estímulo.

A eso, creo yo que estamos llamados. Adelante pues.

Please like & share:

VIAJE DEL PAPA A CUBA y ESTADOS UNIDOS

Desde ASE – ACCIÓN SOCIAL EMPRESARIAL, seguiremos muy de cerca la visita del Papa a Cuba, a través de

Gonzalo Wandosell – Vicedecano UCAM – miembro del Consejo de Dirección de ASE,  invitado a participar en este viaje.

Compartimos artículo al respecto del viaje que comiensa el sábado 19 de septiembre de 2015:

http://www.congreso.ceu.es/blog/2015/09/el-papa-francisco-participara-en-el-viaje-de-reencuentro/?utm_source=newsletter-sep16&utm_medium=emailing&utm_content=viaje-reencuentro&utm_campaign=newsletter-congreso

Please like & share:

El Papa Francisco alaba el trabajo de las Cooperativas y les pide globalizar la solidaridad

El pasado 12 de septiembre de 2015, el Santo Padre Francisco recibió en audiencia en el Vaticano, a los dirigentes, empleados y familiares, del Banco de Crédito Cooperativo de Roma.

En el mes de febrero pasado el Papa había recibido ya  a representantes de otros institutos de crédito acompañados también por sus familias.

El Santo Padre aseguró que el motivo de estos encuentros es porque 

la Iglesia conoce bien el valor de las cooperativas” 

y recordó que 

en el origen de estas hay muchos sacerdotes y laicos empeñados” que se encuentran “en comunidades empeñadas en el espíritu de solidaridad cristiana”.

Este tipo de iniciativa, añadió el Pontífice, está en los documentos sociales de la Iglesia y “en la encíclica Laudato Si´ he subrayado su valor en el sector de las energías renovables y de la agricultura.

El Santo Padre les invitó a:

  • seguir siendo un motor de desarrollo para la parte más débil de la comunidad local y de la sociedad civil, en particular los jóvenes sin trabajo y en quienes apuntan al nacimiento de nuevas empresas cooperativas;
  • ser protagonistas al proponer y realizar nuevas soluciones que favorezcan el bienestar social, y en el sector sanitario;
  • preocuparse de la relación entre economía y justicia social, manteniendo en el centro la dignidad y el valor de la persona;
  • facilitar la vida de las familias y proponer soluciones cooperativas en las que manda el hombre sobre el capital y no el capital sobre el hombre;
  • como fruto de todo esto hacer crecer la economía honesta, difundir el valor de la honestidad;
  • y participar activamente en la globalización, para que exista una globalización de la solidaridad.

    El Papa insistió también en el principio de la subsidariedad y les agradeció también los recursos que destinan a la beneficencia y a la mutualidad.

    El santo padre Francisco al concluir les bendijo y les pidió: “Por favor no se olviden de rezar por mi”.

 

 

Please like & share: